La investigación comenzó a finales de agosto, cuando una de las niñas alertó a su madre de que el hombre, un ecuatoriano de 50 años sin antecedentes, les obligaba a jugar a un pasatiempo que no les gustaba, según adelanta el medio El Mundo y han confirmado a Efe fuentes policiales.

Este pastor evangelista encerraba a las menores en su oficina y les ofrecía jugar al «patito ciego». Para ello, les tapaba los ojos con una bufanda y las niñas, menores de diez años, tenían que adivinar qué dedo les introducía en la boca.

Jugar al «patito ciego» para que le hicieran felaciones

Sin embargo, las menores dijeron que «les metía algo grande de mal olor y les pedía que movieran la lengua de un lado a otro». Además, a cambio de «guardar el secreto» les daba recompensas como regalos y, en alguna ocasión, les ofrecía un euro como premio.

Este «juego» apuntaba a que el hombre encubría felaciones por parte de las niñas. Fueron cuatro las que lo contaron a sus padres, que acudieron a una comisaría a denunciar la situación. Estas cuatro víctimas tienen tan solo 10, 9, 7 y 6 años.

En libertad tras ser acusado de un delito de abuso sexual

Las primeras pesquisas apuntan a que los abusos se podrían haber cometido desde hace un año y, habitualmente, tras las misas de los viernes.

Además, se ha podido averiguar que el hombre también abusó presuntamente de otra menor en la parte de atrás de su coche, donde le realizó tocamientos y agresiones sexuales.

Finalmente, a principios de septiembre, este hombre fue arrestado por los agentes de la Unidad de Atención a la Familia y la Mujer (UFAM) de la Policía Nacional. Ahora se ha podido saber que el detenido ya ha prestado declaración ante el juez por un delito de abuso sexual y ha quedado en libertad.

Instantes antes de que este caso se haya conocido, los Mossos d’Esquadra han hecho pública la detención de un joven de 21 años en Montblanc, en Tarragona, por haber abusado sexualmente de una menor y haber agredido sexualmente a otra.

Las denuncias se interpusieron después de la fiesta mayor de la localidad, el 10 de septiembre, cuando ocurrieron los hechos. El acusado, de nacionalidad marroquí y vecino de Vila-rodona, pasará a disposición judicial en las próximas horas.

Fuente: El Caso

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here