• 2 julio, 2022 5:35 am

Un fotógrafo de Gran Canaria que se enfrenta a 187 años de cárcel por delitos de pornografía infantil y corrupción de menores

El fotógrafo de Gran Canaria que se enfrenta a 187 años de cárcel por 36 posibles delitos de pornografía infantil y cinco de corrupción de menores en grado de tentativa decía a las niñas que pasaban por su estudio que posaran desnudas para él, porque para ser modelos debían perder la «vergüenza», han declarado este martes seis de las denunciantes.

En la primera sesión del juicio que se sigue en la Audiencia de Las Palmas contra Luis Jorge M. E., de 55 años, que fue director de una agencia de modelos llamada «Models Canarias», ha comenzado con la declaración de estas seis de las 41 denunciantes que figuran en la causa, pues el acusado lo hará al final, según ha acordado el tribunal.

Esas testigos son ya mayores de edad pero tenían 15 años, salvo una, que contaba con 14, cuando ocurrieron los hechos que se juzgan, entre 2013 y 2018, cuando fue detenido el procesado.

El testimonio de todas ellas ha sido muy similar, pues compartían el sueño de ser modelos pero se sentían «incómodas» y «cohibidas», al tiempo que obligadas a hacer lo que les decía el procesado, ya que han contado al tribunal que les pedía que se quitaran la ropa y que posaran solas o con otras chicas, en ocasiones, encima de una cama y tocándose entre ellas los pechos y en actitudes provocativas.

Conforme a lo relatado por la primera que ha declarado, el fotógrafo les pedía «poco a poco que se quitaran la ropa» y les decía que «ese mundo (el de las modelos) era así y había que hacerlo para perder la vergüenza».

Esta joven, que entonces contaba con 14 años y ha declarado por videoconferencia desde Bilbao, ha explicado que contactó con el acusado a través de Facebook y porque a una conocida le pagaba por posar. Solo recuerda haber ido a una sesión a su estudio, situado en un garaje del barrio de El Batán en Las Palmas de Gran Canaria, en enero de 2018.

Asimismo, ha explicado que fue con la intención de que le hiciera un «book» y que él solo le envió las fotos en las que posaba con ropa, al igual que a las otras, ya que todas han dicho que las que les tomó desnudas prometió mandárselas cuando cumplieran 18 años.

Su madre, presente en la sala, ha señalado que conoció los hechos a partir de la denuncia que se presentó contra el acusado, y que no recuerda que firmara contrato alguno con el fotógrafo, cuestión que sí hicieron otros padres o madres que han declarado, pero han precisado que en ningún caso para que posaran desnudas.

La segunda joven que ha declarado ha dicho que su intención también era que el acusado le hiciera un «book» y que acababa de cumplir 15 años cuando fue a la primera sesión acompañada por su padre, al que el procesado le dijo que se podía marchar.

Su versión ha sido similar a la de la primera víctima, ya que ha explicado que el fotógrafo «poco a poco» le dijo que se fuera quitando la ropa y que terminó posando desnuda sobre una cama y junto a otras chicas hicieron «composiciones lésbicas»; fue su primera y única sesión porque no quiso volver.

Otra de las jóvenes ha asegurado que su sueño era ser modelo, pero ya no podrá conseguirlo porque tras la experiencia que tuvo con el acusado no confía en nadie y siente que la van a volver a engañar.

Algunos padres y madres han dicho que les llamó la atención que no tuvieran que pagar nada al fotógrafo para que les hiciera el «book» a sus hijas; otros, en cambio, han indicado que tuvieron que abonar una cuota superior a los cien euros a la agencia.

La defensa del acusado reclama su absolución y ha pedido la nulidad de las actuaciones porque alega que el auto del registro que se practicó en su domicilio carecía de motivación suficiente y que, además, se ha vulnerado su derecho a la tutela judicial efectiva, cuestiones que el tribunal decidirá en la sentencia, ha informado el magistrado presidente, Pedro Herrera.

La Fiscalía de Las Palmas solicita que indemnice con 244.200 euros a sus 41 denunciantes, mientras que dos acusaciones particulares que representan a sendas denunciantes reclaman 7 y 9 años de prisión e indemnizaciones de 20.000 y 50.000 euros, respectivamente.

El juicio seguirá este miércoles con la declaración de más denunciantes incluidas en la causa.

Fuente: Estrella Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.