La Operación Terciaria de la Guardia Civil contra una presunta red de explotación sexual de menores en la provincia de Almería aflora las actividades de un grupo de clientes con tendencias sadomasoquistas y fetichistas. Las prácticas están documentadas en el procedimiento del Juzgado de Instrucción número Dos de Almería a través de las declaraciones de las cinco víctimas y de las  conversaciones de Whatsapp captadas durante la investigación.

Los agentes han arrestado a nueve personas acusadas de abusos a menores de 13 a 16 años. Los clientes contactaban inicialmente con las menores mediante el portal Passion.com y, aunque no se conocían entre sí, tenían rasgos similares, según revelan documentos a los que ha tenido acceso LA VOZ DE ALMERÍA.

La mayoría tenía un perfil normalizado, con trabajo y un entorno estable, relaciones sociales y ausencia de antecedentes. Sin embargo, según la investigación liderada por la Emume (Equipo Mujer Menor de la Guardia Civil), llevaba una doble vida.

Entre los acusados está un policía local de Adra y un militar, ambos apartados del servicio en la actualidad y en libertad con cargos. Además, el Emume identificó entre los presuntos clientes a un entrenador de baloncesto. Su caso es particularmente sangrante para los investigadores, por su vinculación profesional con jóvenes deportistas.

La Guardia Civil relacionada a este entrenador de deporte base en la provincia de Almería con presuntos encuentros donde habría contratado los “servicios sexuales” de varios menores a la vez, según consta en la investigación.

Las adolescentes describen estos “servicios” grupales a clientes prácticamente desde el comienzo de las exploraciones realizadas por el Emume. “En algunas ocasiones un solo cliente contrató a las tres  para mantener relaciones sexuales (…) El precio era de 150 euros”, señaló una de las víctimas en junio del año pasado.

LA VOZ DE ALMERÍA ha contactado con clubes por los que pasó el entrenador de baloncesto en los últimos años y acreditan que actualmente está fuera de la canchas, no participa de esta temporada deportiva y no tiene relación alguna con el organigrama.

Esta situación se produce ajena al Juzgado de Instrucción número Dos de Almería, que no había adoptado medidas cautelares que impidieran al investigado el desarrollo de actividades profesionales vinculadas a menores de edad. No estaba judicialmente limitado para entrenar, pero no lo hace en la actualidad.

Tres fases
La operación del Instituto Armado comenzó en el mes de abril con la denuncia de la madre de una de las menores explotadas sexualmente. La Guardia Civil realizó tres fases de detenciones desde el pasado verano hasta comienzos de este 2021.

Los agentes resaltan que “no caben dudas sobre la edad de las menores”, que en el periodo investigado (2019-2020) tenían entre 13 y 16 años de edad. El Código Penal castiga las relaciones sexuales con chicos con menos de 16 años aunque sean consentidas. En este asunto, al supuesto ilícito penal de abusos sexuales se añade la concurrencia de un precio o pago, que acreditaría la existencia de un delito de prostitución por el que está acusada la hermana de una de las niñas.

Fuente: La Voz De Almería

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here