Una de las sospechas principales que hay del coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad Covid-19, es que su origen se encuentra en un laboratorio que no ha logrado contener con eficacia este patógeno; algo parecido ha ocurrido con un brote de brucelosis que ya ha provocado más de 6.000 contagios en una ciudad ubicada al noroeste de China, en Lanzhou.

«El brote se ha originado en una fábrica biofarmacéutica propiedad de China Animal Husbandry Industry Co.; esta fábrica usó desinfectantes vencidos para fabricar vacunas contra la brucelosis, dejando la bacteria en su gas residual«, ha asegurado el medio germano Deutsche Welle. Dicho gas provocó unos aerosoles que, mediante el viento, llegaron al Instituto de Investigación Veterinaria de Lanzhou: ahí se detectó un primer brote en noviembre de 2019.

En total, según Global Times, 6.620 personas han dado positivo por brucelosis, con una positividad de las pruebas superior al 10% (se han realizado hasta 55.275 test). Además, se espera un aumento de los casos de cara a los próximos días, y aunque no es tan grave como la Covid-19, sus síntomas son parecidos y los pacientes requieren de antibióticos para superar la infección.

Fuente: Sport

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here