La Policía sigue buscando a Antonio David Barroso Díaz, el menor de 15 años de edad vecino de Morón de la Frontera (Sevilla) y que sufre una discapacidad física. Su madre salió de viaje llevándole consigo y fuese localizada en una carretera de la provincia de Segovia «desorientada», dando explicaciones «inconexas» y manifestando que habría matado supuestamente al chico y después se habría deshecho del cadáver arrojándolo a un contenedor de Madrid, relato cuya veracidad aún está pendiente de esclarecer.

Los agentes siguen trabajando en discernir si esta confesión de la madre, que tenía un trastorno mental y había dejado de tomar la medicación, es cierta. Una versión, que la hermana del menor niega. La familia cree que todo podría ser una trampa de la madre y que el menor podría estar oculto.

La última vez que vieron a la mujer y su hijo con vida fue en un hotel de Talavera de la Reina, el domingo 12 de septiembre. La mujer llegó con el menor (entorno a las ocho de la tarde), que iba tapado con una manta y en una silla de ruedas. Abandonaron el establecimiento sobre las 00:30 horas.

Para avanzar en esa búsqueda, según ‘El Diario de Sevilla’, la Unidad de Familia y Mujer de la Policía Nacional (UFAM) se ha desplazado a Morón de la Frontera para investigar sobre el terreno esta desaparición.

Según informaron fuentes de la investigación, responsables de este cuerpo específico de la Policía Nacional se personaron antes de ayer en el municipio y realizaron algunas averiguaciones sobre el terreno, sin que hayan trascendido más detalles. Este cuerpo se dedica a la investigación de violencia de género, delitos sexuales o hacia menores, entre otros, y tiene su sede central en Madrid, aunque cuenta con delegaciones en varias comisarías de España.

Las fuentes indicaron que los máximos responsables de esta unidad se han personado en el municipio sevillano para supervisar en persona la investigación.

En las pesquisas participan agentes de Sevilla, de Talavera de la Reina (donde la mujer pasó la noche del domingo) y de Madrid, quienes, en colaboración con la Guardia Civil, han realizado gestiones para comprobar la veracidad de las declaraciones de la mujer, que se encuentra ingresada en un centro psiquiátrico de la provincia de Segovia.

EL PADRE Y LA HERMANA NIEGAN LA VERSIÓN DE LA MADRE

Una vez fue intervenida en una carretera de la provincia de Segovia, la madre, declaró ante la Policía de forma poco convincente dando varias versiones: primero dijo que había matado al niño para luego deshacerse del cadáver, después, declaró que el niño había muerto en su casa el ocho de septiembre.

Son versiones que la Policía trata de contrastar pero que la familia del menor niega. Su padre y su hermana creen que todo podría ser una trampa de su madre y que el niño podría estar oculto en un convento, algún lugar religioso o relacionado con una secta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here