Una nueva trama de ataques y estafas en Twitter vuelve a tener como protagonistas a figuras de alto perfil dentro y fuera de esa red social. A casi tres meses del hackeo masivo que vulneró cuentas oficiales de tuiteros como Bill Gates, Barack Obama y Elon Musk, piratas informáticos secuestraron perfiles verificados para promover, nuevamente, una estafa con bitcoins.

Tal como informa el sitio Fast Company, en esta ocasión los atacantes se hicieron pasar por Elon Musk aunque con una extraña estrategia: lo hicieron desde la cuenta del jugador de fútbol americano Jonah Williams, de los Cincinnati Bengals, modificándola para que parezca la cuenta del CEO de SpaceX y Tesla.

En concreto, desde ese “alterado @” respondieron uno de los tuits con los que Donald Trump informó acerca de su estado de salud, luego de haber sido diagnosticado positivo de Covid-19. “Estamos listos para ayudar”, escribieron los estafadores añadiendo un enlace que instaba a las personas a enviar cinco bitcoins para participar en un sorteo de un Tesla Model S.

La atleta canadiense Nicole Sifuentes también fue víctima del hackeo y en su cuenta se publicó un mensaje similar, promoviendo la misma estafa. Desde su perfil en Instagram, la corredora olímpica dijo que su perfil en Twitter fue pirateado hace aproximadamente un mes y que la empresa no respondió sus quejas.

Por cierto, el tuit en el que el presidente de Estados Unidos anunció que tiene Covid-19 tuvo grandísima repercusión. Como es usual, los ciberdelincuentes emplean contenido de gran alcance para realizar sus acciones maliciosas.

“Puedo confirmar que hemos bloqueado cuentas por precaución y estamos investigando esto más a fondo”, dijo un vocero de Twitter a la fuente mencionada.

El antecedente

A mediados de julio, la red social del pájaro azul sufrió un hackeo masivo que cobró gran notoriedad. Diversas cuentas de altísimo perfil fueron intervenidas por atacantes informáticos, en esa ocasión también para concretar una estafa con criptomonedas.

“Fue un día terrible para nosotros y nos sentimos terrible”, había dicho en la ocasión el CEO de Twitter, Jack Dorsey.

Desde la red social habían hecho referencia a un “ataque de alta coordinación” y en las investigaciones encontraron que los responsables del hackeo son personas jóvenes, dos de ellos menores de edad. Los investigadores creen que el autor intelectual de esta acción es Graham Ivan Clark, de 17 años, que fue acusado de 30 cargos criminales. Los otros acusados son Nima Fazeli, estadounidense de 22 años, y el británico John Sheppard, de 19.

El ataque recientemente divulgado no ha tenido la magnitud de aquel ocurrido hace aproximadamente tres meses.

Fuente: TN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here