Por otra parte, también argumentan que aunque Laiglesia hubiera comprado el somnífero con que drogaron a Helena Jubany, no es una prueba suficiente para culparlo del asesinato de la joven bibliotecaria y que, además, tampoco se puede demostrar que estuviera en el lugar de los hechos cuando se cometió el crimen. También han descartado la prueba de la cerilla con la cual supuestamente habrían quemado a la chica. Laiglesia, supuestamente, estaba en el momento del crimen, estaba en un acto en el Golf Torreblanca, aunque algunos testimonios dicen que no.

El caso Jubany prescribirá a finales del 2021

Para terminar, también ha revocado la petición de los juzgados de Sabadell de investigar una llamada que hizo Santi Laiglesia, ya que, según explican, si en su momento hubieran salido datos de interés fruto de esta llamada, ya se habrían examinado en aquel momento. Así y todo, el caso todavía no se ha archivado y si a finales de este año no encuentran al culpable del asesinato, finalmente, el asesinato de Helena Jubany prescribirá.