El primer ministro griego respondió este jueves ante el Parlamento de las acusaciones de que habría intentado encubrir un escándalo de violaciones en serie de menores, en el que está implicado el exdirector del Teatro Nacional Dimitris Lignadis, designado por su gobierno.

El jefe de gobierno, Kyriakos Mitsotakis, acusó a la oposición y a los medios de comunicación de izquierda de arrastrar por «el fango» el debate público y de haber esparcido el «veneno de la demagogia»

Parte de la oposición y de la prensa exige la «dimisión» de la ministra de Cultura Lina Mendoni.

«¿Por qué el gobierno no ha destituido a Lina Mendoni?», preguntó Alexis Tsipras, líder del partido de izquierda Syriza, quien estima que el gobierno no ha asumido «la responsabilidad política» de este escándalo.

El debate parlamentario tuvo lugar este jueves, cuando el exdirector del Teatro Nacional, Dimitris Lignadis, debía prestar declaración ante el fiscal por las acusaciones de violación de menores, incluidos algunos niños refugiados.

Lignadis llevaba detenido desde el fin de semana. El jueves volvió a negar ante el tribunal que hubiera cometido abusos sexuales y dijo que no estaba en Atenas en ese momento. Pero tras escuchar a varios testigos durante toda la noche, el fiscal y el juez acordaron poner al célebre director en prisión preventiva.

Dimitris Lignadis, de 56 años, dimitió el 6 de febrero, alegando un «clima tóxico de rumores, insinuaciones y filtraciones».

Los partidos de la oposición reprochan al gobierno que tardara en abrir la investigación, lo que pudo haber llevado a la destrucción de pruebas.

Fuente: Telemetro

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here