Este 1 de junio se celebra el Día Internacional de la Infancia, y en conmemoración, la Unidad para las Víctimas reiteró su compromiso, señalando que, con corte al 1 de mayo de 2021, en el Registro Único de Víctimas (RUV) había 1.086.147 niños y niñas que han sido afectados por la confrontación armada entre los 0 y 11 años, de los cuales 918.182 son sujetos de atención.

Esta acción, se desarrolla por medio de 18 programas, espacios y acciones orientados a la atención de los niños, niñas y adolescentes víctimas así como a sus familias. De igual forma, la unidad trabaja de la mano con otras entidades nacionales como el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) para atenderlos.

Asimismo, la institución reveló que, según los registros, el desplazamiento forzado es el hecho victimizante que concentra la mayor cantidad de niños y niñas (1.072.754), seguido por la amenaza (48.570) y el confinamiento (19.370).

Respecto a los lugares donde se evidencia esta problemática en un mayor rango, Antioquia es el departamento que concentra la mayor cantidad de víctimas, seguido por Bolívar, Nariño, Chocó y Valle del Cauca.

Cabe recalcar que, desde 2018 se han ordenado 822.388 giros de atención humanitaria a hogares víctimas de desplazamiento forzado en los cuales se identificó por lo menos un niño entre 0 y 11 años, sumando una inversión total de $ 649.029.656.000.

El estudio también apuntó que del total de menores afectados, el 51,30 % son hombres y el 48,70 % son mujeres, así mismo, en relación con su edad, el 76,5 % de las víctimas tienen entre 6 y 11 años.

Basado en sus comunidades, 11,10 % de estos se auto reconocen como negros o afrocolombianos; 7,08 % como indígenas; 0,10 % como palenqueros; 0,02 % como gitanos; y el 0,03 % como raizales del archipiélago de San Andrés y Providencia.

Con el objetivo de realizar una reparación integral orientada a mitigar la afectación generada por el conflicto, la unidad ha implementado diferentes estrategias para niños y niñas, entre ellas ‘CRE-SER’, orientada a menores entre 6 y 12 años.

Esta metodología busca fortalecer el autoestima y y reconocer las habilidades y recursos emocionales en los niños y niñas, fomentando su empoderamiento como ciudadanos colombianos y sujetos de derecho.

También está ‘Salta la Cuerda’, la cual busca contribuir a la reparación integral de niños y niñas entre 6 y 12 años en las afectaciones ocasionadas por los daños causados en el marco del conflicto.

Esta estrategia de recuperación emocional se presenta por medio de la construcción de experiencias significativas que les permitan reconocer los recursos de los participantes para afrontar el manejo de sus emociones, el empoderamiento de su identidad y autoestima para fortalecer sus relaciones familiares y sociales.

Respecto a las rutas de atención especializada, la unidad avanza en la evaluación de la política pública de victimas por medio de un acuerdo de gestión intersectorial para las atenciones especializadas a niños, niñas y adolescentes víctimas del conflicto armado.

Esto, con el fin de complementar la atención integral propuesta por la política pública de primera infancia y la política nacional de infancia y adolescencia.

Fuente: Infobae

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here