Las adicciones están detrás de algunos suicidios y algunas de ellas, por no ser las tradicionales, cuesta identificarlas. Elena García-Ligero, coordinadora de Urgencias de Salud Mental del Hospital Virgen del Rocío, asegura que «cuando hay un suicidio que los profesionales no nos explicamos, o no nos esperamos, siempre pienso en el juego y las apuestas por Internet».

Suelen ocurrir con personas jóvenes, un sector de la población en el que la adicción al juego «on-line» se está disparando en los últimos años. «Es algo inconfesable de lo que uno se avergüenza y se dan casos de personas que han perdido mucho dinero, tienen deudas y se ven sin salida. Es algo que explica que la persona llegue a una situación desesperada y esté tan sola que no pueda reconocerlo ni pedir ayuda», cuenta esta psiquiatra.

Miguel Ruiz Veguilla, psiquiatra del Virgen del Rocío y coordinador del programa de prevención de suicidios junto con el psicólogo clínico Manuel Jesús Martínez, asegura que tienen muchos pacientes con cuadros de dependencia de móviles, adicción a videojuegos y apuestas «on line». «Antes se daba en jugadores de casinos o tragaperras y especialmente en personas mayores pero ahora se da en chavales jóvenes en esta modalidad de apuestas que se pueden hacer a través del móvil», dice.

Jaime Gómez, director de Salud Mental del Hospital Virgen Macarena de Sevilla, cree que «estamos normalizando cosas como el acceso a los juegos y a las apuestas por Internet que no son normales. No sé si una casa de apuestas debería anunciarse en la camiseta de un deportista de éxito al que siguen muchos adolescentes, niños y jóvenes, asegura.

Se está produciendo una demanda creciente de atención a personas con tendencias suicidas y en algunas edades es casi la primera causa de consultas en los servicios de Salud Mental. Se dice en ocasiones que la persona que verbaliza la intención de suicidarse no suele consumar ese anuncio pero no es lo que constatan en los servicios de salud mental. «Eso no se debería decir porque no es verdad. No es cierto que el que avisa no lo hace. Hay gente que ha avisado cien veces y lo ha hecho a la 101. También hay mucha gente que no avisa y no lo hace. No hay un patrón. Nosotros nos tomamos muy en serio esos anuncios y esas solicitudes de ayuda», asegura Elena García-Ligero.

Fuente: Sevilla Abc

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here