Las instalaciones fronterizas para menores inmigrantes están «más allá de su límite» y experimentan un «hacinamiento profundo» que hace «imposible» el distanciamiento social. Esas fueron las palabras de los supervisores designados por una corte en documentos que se hicieron públicos este fin de semana.

Las recomendaciones hechas al tribunal podrían ayudar a las agencias federales a manejar la actual crisis humanitaria en la frontera. Los documentos los presentaron el Dr. Paul Wise y Andrea Ordin, un par de supervisores que un juez federal en California designó para informar sobre las condiciones de los menores en las instalaciones de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP, por sus siglas en inglés) y en los sitios de admisión de emergencia de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR, por sus siglas en inglés) bajo el Acuerdo Flores. Justamente, la norma que establece estándares nacionales para el trato humano de los menores bajo custodia.

Las cifras de los menores migrantes

El 30 de marzo, más de 3.000 menores migrantes no acompañados estaban retenidos dentro de las instalaciones de Donna, según el informe. De ellos, más de 500 tenían menos de 12 años, indicaron los documentos. Aproximadamente 2.500 de los menores llevaban bajo custodia más tiempo del límite legal de 72 horas. Y un «gran número» de ellos residía en las instalaciones de Donna o en las estaciones de la Patrulla Fronteriza durante «hasta varias semanas».

El hacinamiento dentro de las instalaciones de Donna en ciertos días fue tan amplio que «no queda espacio entre las colchonetas», detalló el reporte. Durante la visita de Wise en marzo, más de 500 niños menores de 12 años habían estado retenidos en las instalaciones durante más de una semana. También se registró que el personal de cuidado era «profundamente inadecuado». Los cuidadores disponibles debían centrarse en los menores de más alta prioridad, en especial los niños muy pequeños con necesidades especiales de salud.

Desde el 7 de marzo de 2021, la ocupación en las instalaciones de la CBP en Donna ha estado entre 2.200 y 4.500, según el informe. Lo que es muy por encima de la capacidad en la era de la pandemia de solo 500.

«Los espacios abiertos diseñados para caminar, leer o jugar también están completamente ocupados por colchonetas. Las duchas diseñadas para una ocupación de 1.000 están ocupadas todo el día. Y algunos menores informaron que no recibieron duchas durante varios días. Se intenta (ofrecer) tiempo de recreación durante el momento en que se limpian las cápsulas individuales. Pero el período y la supervisión de los menores varía significativamente según el censo», describió el informe.

Suministros

Los supervisores determinaron que los suministros de agua, fruta, bocadillos, pañales, fórmula infantil y otros alimentos eran adecuados.

Las observaciones registradas en los documentos judiciales se basan en visitas de Wise a instalaciones de la Patrulla Fronteriza en el Valle del Río Grande entre el 7 y el 9 de marzo. Entre ellas, el centro de procesamiento de CBP de Donna y las estaciones de la Patrulla Fronteriza que reciben a familias con niños pequeños y menores migrantes no acompañados.

Entre diciembre de 2020 y febrero de 2021, la CBP registró un aumento del 337% en la cantidad de familias halladas, según el expediente judicial. Durante ese mismo período, la cifra de menores no acompañados que encontró la agencia aumentó en un 89%.

Después de mucho escrutinio, el gobierno de Joe Biden permitió que una cámara de un medio de comunicación entrara a la la instalación de procesamiento de Donna e hiciera un recorrido junto con los agentes de la Patrulla Fronteriza la semana pasada. El video grabado al interior interior mostraba a los menores retenidos en cápsulas abarrotadas, las cuales son divididas por láminas de plástico transparente.

La CBP no respondió a una solicitud de CNN para comentar sobre los documentos judiciales.

Capacidad para recibir a los menores migrantes

Los supervisores señalaron que la capacidad de la ORR para recibir a menores no acompañados provenientes de las instalaciones de CBP ha sido «demasiado limitada para ubicar el número creciente» de los que son hallados en la frontera.

La semana pasada, el portavoz de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., Ken Wolfe, dijo en un comunicado a CNN que «trabaja enérgicamente con sus socios interagenciales para garantizar que los menores no acompañados estén seguros y unidos con familiares u otros patrocinadores adecuados lo más rápido posible».

Wise visitó los sitios de ORR que albergan a menores migrantes en Midland, Texas, el 18 de marzo. También el centro de convenciones de Dallas el 19 de marzo. El sitio de Midland ha recibido varias decenas de menores que dieron positivo por covid-19 y fueron ubicados en habitaciones separadas, de acuerdo a los supervisores.

Los revisores recomendaron, entre otras cosas, un «sistema más sólido de coordinación interinstitucional». Además, «servicios profesionales de administración de casos adecuados en los sitios de admisión de emergencia». Justamente «para facilitar la reunificación rápida con la familia o los patrocinadores».

Fuente: CNN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here