Solo unos días después de que el canciller austriaco Alexander Schallenberg decidiera confinar a las personas no vacunadas, los políticos y los sindicatos, convocó a un gran levantamiento contra esta medida de asesinato de la libertad, única en el mundo.
El líder del Partido de la Libertad (FPÖ) Herbert Kickl, convocó a una «megamanifestación  » el 20 de noviembre en Viena.
Poco después, el presidente de la Unión de Fuerzas Armadas de Austria (FGÖ), Manfred Haidinger, hizo lo mismo y se unió a una carta publicada el 14 de noviembre. Tiene la intención de «defender los derechos y libertades fundamentales». La FGÖ especifica que «todos» están autorizados a manifestarse, ¡incluso en caso de confinamiento!
La obligación de control impuesta por el ministro del Interior, Karl Nehammer, ya ha sido rechazada por el sindicato policial. Además, la Unión de Fuerzas Armadas de Austria anuncia que participarán en este gran encuentro en Viena.

El gobierno en pánico

Es una bofetada contundente para el gobierno que, según los medios austriacos, muestra cada vez más pánico.
El presidente de los Sindicatos Socialdemócratas (FSG) y del Sindicato de Policía, Hermann Greylinger, no dejó ninguna duda en una entrevista de que la policía se siente incapaz de realizar estos controles según el semanario Wochenblick.
Manfred Haidinger (FGÖ) añade en su carta: “Por la presente señalamos que la participación en asambleas es un derecho legal especialmente protegido y que también se tiene en cuenta en el proyecto de ordenanza actualmente disponible. Se permite la participación y los viajes por toda Austria. »
Aunque se aconseja a las personas no vacunadas que viajen en transporte privado.

Finalmente, la carta recuerda que «la prohibición de una reunión programada por los ciudadanos, así como la prohibición de una reunión de partidos políticos, han sido reconocidas como ilegales» por el Tribunal Administrativo de Viena.

 

Fuente: Infodujour.fr

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here