• 30 septiembre, 2022 2:04 am

La Policía de Ceuta investiga una amplia red de prostitución de menores

Agentes de la UFAM, unidad perteneciente a la Brigada de la Policía Judicial del Cuerpo Nacional de Policía, investigan la utilización de menores de Ceuta para la práctica de delitos de prostitución cometidos en la ciudad, a cuyos servicios habrían accedido clientes de todo tipo después de contactar con quien serviría de enlace para concretar las citas a través de una conocida página web.

Hay una persona investigada por presunta corrupción de menores que se encuentra en libertad tras haber sido detenida. Ya prestó declaración inicialmente en el juzgado de instrucción número 1, por encontrarse en funciones de guardia, llevando la investigación el número 4. La labor desarrollada por el Cuerpo Nacional de Policía partió de la denuncia de la madre de una de las menores contra este presunto proxeneta, conociéndose después otros casos de adolescentes de entre 15 y 17 años inducidas a la comisión de esta práctica.

Las menores eran instadas a no decir su edad en las citas con los clientes

Los clientes, todos mayores de edad y en algunos casos de más de 50 años, habrían mantenido encuentros de carácter sexual en habitaciones de hoteles de nuestra ciudad o en casas que el presunto proxeneta se encargaba de alquilar para estos menesteres. En algún caso esos clientes habrían sabido que la persona con la que quedaban era menor de edad, tal y como se deriva de las investigaciones a las que ha tenido acceso El Faro de Ceuta.

Los pagos se hacían en metálico pero también mediante transferencias a través de bizum después de hacer los contactos iniciales visionando una página web en donde el investigado ha reconocido que colgaba imágenes de varias chicas, facilitando su número de contacto para servir de enlace con ellas. Del dinero pagado por servicio, esta persona se quedaría con la mitad, según lo denunciado.

Las citas se concertaban a través de una página web, quedaban en hoteles

Las investigaciones llevadas a cabo por la Policía han sido claves para las identificaciones de algunos de los presuntos consumidores de sexo a cambio de dinero. Aunque aún no han sido dadas por finalizadas ya se apunta a que el círculo ahora conocido podría ser mucho mayor.

En los próximos días han sido llamados a declarar en el juzgado varios individuos que ya han sido citados formalmente y que deberán aclarar si esas citas fueron con mayores de edad o no y, en este último caso, si conocían que lo eran.

La persona investigada en esta trama por presuntos delitos de prostitución de menores ha negado en su declaración prestada únicamente en sede judicial -ya que en la Jefatura se negó a hacerlo- que captara a menores para estas prácticas que él mismo concertaba para toda variedad de contactos en los que, además, él también se ofrecía. Ha situado en el ámbito de la voluntariedad cada uno de los actos que se hacían, negando que él mismo supiera de la minoría de edad de las chicas con las que mantenía constantes conversaciones para tales fines.

La denuncia de una madre fue clave para el inicio de esta investigación que sigue abierta

Contra su versión tiene la de las menores y el empeño de las defensas personadas en la causa para proteger sus intereses, instando a que se siga adelante en la investigación de una trama que puede ser mayor debido a los indicios que de momento existen.

Ya se ha solicitado la práctica de nuevas diligencias de prueba para investigar si junto al presunto responsable de esta captación había otras personas o un supuesto ‘jefe’, así como el papel que desempeñaban en la comisión de una prostitución en la que había quienes se beneficiaban del uso de menores durante un periodo de tiempo determinado.

También se ha pedido el avance de la investigación hacia quienes figurarían como clientes y si se daba el caso de que sabían que esos contactos los iban a realizar con menores de edad; también de los lugares en donde se producían esos encuentros y el conocimiento que algunas personas ajenas a los mismos podrían haber tenido en forma de sospecha de que algo anómalo estaba ocurriendo, tal es el caso de vecinos de las casas próximas en donde se producían esas citas y que fueron alquiladas para esa finalidad.

La instrucción del caso continúa con la toma de declaraciones mientras las defensas pelean por avanzar todo lo posible para valorar la magnitud del caso

Las investigaciones policiales trasladadas al juzgado se centran en un grupo de víctimas adolescentes que habrían sido engañadas, estafadas y manipuladas para su inducción a hacer actos de este tipo, siendo advertidas de que no podían decir nunca a los clientes que eran menores. No obstante, en algunos casos las propias adolescentes lo llegaron a manifestar. Además les instaban a vestirse de una manera concreta quizá a modo de despiste de su propia edad; se les advertía de que no confesaran ser menores por si el cliente pudiera formar parte de algún colectivo profesional concreto que, a posteriori, les denunciara. No se descarta que en esas citas agenciadas se podría haber instado o inducido al consumo de drogas, hechos que también son objeto de investigación.

Fuente: El Faro de Ceuta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.