LOUISVILLE – La Policía Metropolitana de Louisville ocultó al menos 738,000 registros que documentaban el abuso sexual de Explorer Scouts por parte de dos oficiales, luego mintió para mantener los archivos fuera del alcance del público, según muestran los registros.

El Louisville Courier Journal, parte de USA TODAY Network, solicitó el año pasado todos los registros sobre abuso sexual de menores por parte de dos oficiales en el programa Explorer Scout para jóvenes interesados ​​en carreras policiales.

Los oficiales de policía y la oficina del fiscal del condado de Jefferson dijeron que no podían cumplir, insistiendo en que todos los registros habían sido entregados al FBI para su investigación.

Pero eso no era cierto, según los registros que The Courier Journal obtuvo recientemente en la apelación de su caso de registros abiertos.

De hecho, el departamento todavía tenía al menos 738,000 registros, que la ciudad permitió que se eliminaran.

Los registros podrían arrojar luz sobre cuándo los funcionarios del departamento y de la ciudad se enteraron por primera vez de las acusaciones de abuso sexual de jóvenes por parte de los oficiales del programa y lo que los funcionarios hicieron, o dejaron de hacer, al respecto.

“He practicado el derecho de registros abiertos desde que se promulgó la ley hace 45 años, y nunca había visto nada tan descarado”, dijo Jon Fleischaker, abogado de The Courier Journal. “Creo que es un ultraje”.

Otro abogado de The Courier Journal, Michael Abate, dijo que la conducta de la ciudad fue especialmente atroz dado que el caso involucra el abuso sexual de niños por parte de oficiales de policía y la incapacidad del departamento para prevenirlo.

Sargento. John Bradley, un portavoz de LMPD, dijo que el departamento no tenía comentarios.

Kenyon Meyer, un abogado contratado por la oficina del fiscal del condado para investigar los reclamos, dijo que su revisión continúa, pero insistió en que no ha encontrado evidencia de que la oficina haya violado la ley de registros abiertos o haya hecho algo incorrecto.

Programa Explorer Scouts plagado de denuncias de abuso sexual

El escándalo Explorer comenzó a desarrollarse en octubre de 2016, cuando el departamento de policía confirmó que un oficial estaba siendo investigado por su conducta en el programa para jóvenes que estaban considerando una carrera en la aplicación de la ley.

La historia continúa

Cinco meses después, un joven de 22 años identificado como NC, alegó en una demanda que fue abusado sexualmente por los oficiales Kenneth Betts y Brandon Wood en el programa Explorer cuando tenía entre 17 y 19 años y que el abuso ocurrió en sus hogares. y coches de policía.

La demanda, a la que más tarde se unieron otros seis demandantes, también acusó a la ciudad, al departamento de policía y luego al teniente Curtis Flaherty, que dirigía el programa, de conspirar para encubrir el abuso. Los acusados, que también incluyen a los Boy Scouts of America, luego negaron las acusaciones.

El Courier Journal y otros medios de comunicación informaron que Betts había sido investigada en 2013 y 2014 por conducta inapropiada con una mujer Explorer, pero Conrad cerró la investigación cuando Betts renunció en 2014.

El 13 de marzo de 2017, el alcalde Greg Fischer cerró el programa.

El ex fiscal federal Kerry Harvey, quien fue contratado por la ciudad, encontró que LMPD manejó mal las acusaciones de que los adolescentes fueron abusados ​​y acosados ​​sexualmente en el programa y hubo “violaciones de la política y errores de juicio, algunos significativos”.

 

Pero concluyó que no había evidencia de que los altos mandos de la policía trabajaran para encubrir las acusaciones de mala conducta.

En abril de 2017, el FBI abrió una investigación criminal sobre el programa Explorer, tras una solicitud del alcalde. Wood y Betts finalmente se declararon culpables de cargos criminales.

Wood fue sentenciado a 70 meses de prisión por intentar atraer a un adolescente al programa de tutoría para jóvenes.

Betts fue sentenciado a 16 años por pornografía infantil y cargos de incitación. También se declaró culpable de los cargos de sodomía en la corte estatal.

Wood, de 34 años, está encarcelado en una prisión federal en Lisbon, Ohio, y su liberación está programada para 2024.

Betts, de 36 años, se encuentra en prisión en Loretto, Pensilvania, y su fecha de liberación es en 2032.

Los juicios y la investigación penal aún están pendientes.

La policía de Louisville dice que no tenía registros. Pero lo hizo.

En mayo y julio de 2019, el reportero de Courier Journal Matt Glowicki presentó solicitudes de archivos de investigación de LMPD sobre los oficiales Brandon Wood y Kenneth Betts, quienes fueron acusados ​​de abusar sexualmente de jóvenes en el programa Explorer.

La custodia de registros de LMPD, Alicia Smiley, respondió que “cualquier registro … previamente habría sido entregado al FBI”, que encabezó un grupo de trabajo conjunto que todavía está investigando el programa.

Cuando The Courier Journal apeló la denegación de su solicitud a la oficina del fiscal general, la fiscal adjunta del condado de Jefferson, Annale Taylor, le dijo a la oficina del fiscal lo mismo.

“LMPD no tiene posesión ni control de los registros”, escribió en una carta del 3 de septiembre de 2019 al Secretario de Justicia Auxiliar Marcus Jones. “Cuando el FBI tomó la investigación, todas las copias de los materiales de investigación … fueron retiradas físicamente de las instalaciones, dispositivos digitales y servidores de LMPD”.

De hecho, LMPD todavía tenía cientos de miles de registros sobre la investigación del Explorer en su poder, a pesar de decir que no.

Tres meses antes, en junio, Louisville Sgt. Robert Banta, un miembro del grupo de trabajo, le había dicho a Taylor en un correo electrónico que podía proporcionar “todos y cada uno de los documentos involucrados en la investigación del Explorer hasta el 1 de abril de 2017, cuando se inició la investigación federal”.

“Toda esa información aún reside en el expediente del caso de la Unidad de Integridad Profesional (PIU) y está disponible para la oficina del fiscal del condado”, dijo Banta en su correo electrónico del 6 de junio de 2019, que también envió al entonces jefe Steve Conrad y al departamento legal de LMPD. asesor Dennis Sims.

La Unidad de Integridad Pública investiga las denuncias de conducta criminal por parte de la policía y otros empleados de la ciudad.

Banta le dijo a Taylor específicamente que “indique qué información específica aún necesita en este momento, y nos aseguraremos de que la tenga en COB (cierre de operaciones) mañana”.

Línea de tiempo: Eventos en el escándalo de abuso sexual del programa Explorador Scout de Louisville

Quince días después de decirle a la oficina del fiscal general que el departamento no tenía registros, Taylor advirtió en una segunda carta con fecha del 18 de septiembre de 2019, que LMPD había encontrado unos “9.000 documentos” en una “carpeta oculta”.

Pero en lugar de conservarlos, en respuesta a la apelación de The Courier Journal en el caso de registros abiertos, el equipo de tecnología de la información de la ciudad eliminó los registros y se los entregó al FBI.

Resultó que se encontraron y borraron muchos más documentos, cientos de miles.

En una carta del 21 de octubre a los abogados de The Courier Journal “enmendando declaraciones fácticas anteriores hechas por error”, el fiscal adjunto del condado Roy Denny reconoció que se habían encontrado 9,700 carpetas que contenían 738,000 documentos (470 gigabytes de datos) en la carpeta secreta.

Denny dijo que esos archivos habrían estado disponibles en el sistema de respaldo encriptado de la ciudad durante 30 días, pero ahora no hay forma de recuperarlos.

En la misma carta, Denny dijo que la ciudad pediría al FBI y a la oficina del fiscal federal que entreguen los registros en respuesta a la solicitud abierta de The Courier Journal. Pero dijo que debido a que los documentos están sujetos a una orden de protección o contienen la identidad de menores, es posible que no se divulguen ciertos registros.

‘No dijeron la verdad al respecto’

En una entrevista, Fleischaker dijo que la ciudad había destruido pruebas.

“Han destruido su capacidad para cumplir con la ley de registros abiertos, y lo hicieron a propósito, y no dijeron la verdad al respecto”, dijo. “No pueden exigirnos que vayamos a otra parte para obtener esos documentos”. . “

Meyer niega eso, diciendo que “no se destruyeron registros” y “The Courier Journal tiene toda la capacidad para obtener los registros del custodio de los registros: el FBI”.

De hecho, el periódico ya presentó una solicitud al FBI en virtud de la Ley de Libertad de Información, que fue denegada.

Meyer dijo que Taylor “le comunicó al fiscal general lo que ella creía que era la verdad”: que los registros estaban bajo la custodia y el control del FBI.

Pero Fleischaker dice que la ley de registros abiertos no requiere que The Courier Journal vaya al FBI para obtener los registros si LMPD los tiene.

“La ley les exige que nos digan con sinceridad qué registros tienen en su poder”, dijo Fleischaker.

“La ley les exige que mantengan la integridad de los documentos. Lo que hicieron fue todo lo contrario. Eso es una violación de la ley de registros abiertos y potencialmente una violación de la ley de manipulación de pruebas”.

“Los pusieron intencionalmente fuera de su alcance”, agregó Abate.

Meyer dijo que aunque Banta sabía que la información todavía estaba “en el archivo de PIU”, Taylor pensó que el FBI solo permitiría que se divulgara en demandas presentadas por ex exploradores exploradores que alegan haber sufrido abusos sexuales.

“Ella entendió que Banta se estaba comunicando en nombre del FBI sobre lo que el FBI permitiría con respecto a los registros que controlaba”, dijo Meyer.

También citó una carta de un fiscal federal a LMPD diciendo que los cuatro sargentos adjuntos en el grupo de trabajo tenían prohibido por una regla federal divulgar materiales porque el caso estaba sujeto a una investigación del gran jurado.

Taylor, quien dejó la oficina del fiscal del condado en marzo pasado y ahora trabaja en el Ayuntamiento, no respondió a una solicitud de comentarios.

El editor de Courier Journal, Richard Green, dijo que está desconcertado y enojado con el hecho de que LMPD no haya proporcionado los documentos de Explorer.

“Una y otra vez, este es un departamento de policía que se confunde y no recuerda que funciona para los contribuyentes de Louisville y nuestra mancomunidad”, dijo. “Continuaremos buscando atentamente la verdad y estos registros, que deben ser analizados.

“El caso Explorer representa una ruptura total de la confianza entre la policía y los adolescentes interesados ​​en la profesión policial”, agregó Green. “Eludir ahora el acceso del público a estos documentos habla de un desprecio institucional por la Ley de Registros Abiertos y los mismos residentes que LMPD debe servir y proteger. Mi frustración con la forma en que se ha manejado solo subraya nuestro compromiso de profundizar aún más y mantener a los poder para rendir cuentas “.

Antecedentes: LMPD violó la ley estatal al retener los registros de abuso sexual de Explorer, reglas del fiscal general

El abogado del condado contrata a un abogado externo

En un comunicado, el fiscal del condado Mike O’Connell dijo el lunes que contrató inmediatamente a un abogado externo para investigar después de que los abogados de The Courier Journal alegaran mala conducta en los documentos judiciales el 23 de octubre.

“El periódico hizo afirmaciones importantes y sentí que era importante contratar a alguien del más alto nivel sin conexión con mi oficina para ayudar en este asunto”, dijo O’Connell.

“Hay serios desacuerdos con respecto a las acusaciones hechas por el Courier Journal. Se abordarán de la manera más rápida posible. Mi acción inmediata debería demostrar que me tomo el asunto en serio”.

A Meyer se le paga $ 293 por hora, lo que describió como una tarifa reducida.

El Courier Journal está programado para tomar declaraciones el 13 de noviembre de Banta y otro miembro del grupo de trabajo, el sargento. Kristen Downes.

Elizabeth Kuhn, portavoz del fiscal general de Kentucky, Daniel Cameron, no respondió directamente cuando se le preguntó si la oficina había sido engañada sobre la disponibilidad de registros.

Sin embargo, dijo: “En un asunto tan trascendente como el escándalo de abuso sexual infantil de Explorer, la transparencia prometida por la Ley de Registros Abiertos es esencial, y la oficina del fiscal general se basa en la sinceridad y la diligencia de las agencias sujetas a la ley”.

En octubre de 2019, la oficina del fiscal general emitió una opinión a favor de The Courier Journal, diciendo que LMPD violó la ley de registros abiertos al no buscar registros receptivos y al no citar una razón legal para retener registros.

La ciudad y LMPD han presentado una demanda para revertir esa opinión.

La segunda carta de Taylor a la oficina del Fiscal General incluía una declaración jurada de Conrad el 17 de septiembre en la que juró que “en el momento de la adopción de la investigación por parte del FBI, los registros de investigación de LMPD … fueron eliminados de LMPD para ser almacenados y mantenidos por el FBI, como ya no era una investigación de LMPD “.

Meyer dijo que Conrad “expresó sinceramente su entendimiento con respecto a los registros”.

Fischer despidió a Conrad el 1 de junio después de enterarse de que los oficiales del tiroteo fatal del popular dueño del restaurante del West End, David McAtee, no tenían las cámaras corporales encendidas.

Conrad ya había anunciado que se retiraría a fines de junio en medio de una creciente presión a raíz del fatal tiroteo policial de Breonna Taylor.

Siga a Andrew Wolfson en Twitter: @adwolfson.

Este artículo apareció originalmente en Louisville Courier Journal: LMPD Explorer sex scandal: Police mintió para ocultar registros al público

Fuente: Ezanime

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here