Un exdirector científico de Pfizer, Michael Yeadon, y el especialista en Neumología y parlamentario alemán Wolfgang Wodarg presentaron una solicitud urgente ante la Agencia Europea de Medicina pidiendo la suspensión inmediata de todos los estudios de la vacuna contra el SARS-CoV-2, en particular la desarrollada por Pfizer. Yeadon y Wodarg dicen que los estudios deberían detenerse hasta que esté disponible un estudio de diseño que aborde una serie de preocupaciones serias de seguridad, expresadas por un cuerpo creciente de científicos de renombre que se muestran escépticos sobre la rapidez con la que se están desarrollando las vacunas, según la revista «2020 News» de Alemania.

Los peticionarios exigen que, debido a la conocida falta de precisión de la prueba de PCR en varios estudios se utilice en su lugar la denominada Secuenciación de Sanger. Esta es la única forma de hacer afirmaciones confiables sobre la efectividad de una vacuna contra el Covid-19«Sobre la base de las diferentes pruebas de PCR de calidad muy variable no se puede determinar con la certeza necesaria ni el riesgo de enfermedad ni un posible beneficio de la vacuna, por lo que probar la vacuna en humanos no es ético en sí mismo», señala la publicación.

La pareja también señala las preocupaciones planteadas en estudios anteriores que involucran a otros coronavirus, que incluyen la formación de los llamados «anticuerpos no neutralizantes», los cuáles pueden conducir a una reacción inmune exagerada, especialmente cuando la persona de prueba se enfrenta al virus real después de la vacunación. Esta denominada amplificación dependiente de anticuerpos, ADE, se conoce desde hace mucho tiempo a partir de experimentos con vacunas contra otros coronavirus en gatos, por ejemplo. En el curso de estos estudios, todos los gatos que inicialmente toleraron bien la vacuna murieron después de contraer el virus.

Indican Wodarg y Yeadon que la duración demasiado corta del estudio no permite una estimación realista de los efectos tardíos. Como en los casos de narcolepsia posteriores a la vacunación contra la gripe porcina, millones de personas sanas estarían expuestas a un riesgo inaceptable al otorgarse la aprobación de emergencia solicitada por Pfizer el pasado 1 de diciembre.

Mientras, ayer partieron desde la fábrica de Pfizer en Portage (Michigan) los primeros camiones con vacunas contra el coronavirus para iniciar hoy la vacunación en Estados Unidos.

Fuente: La Razón

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here