La compra de respiradores de fabricación española por el Gobierno interino boliviano para pacientes con covid-19 ha destapado este martes un presunto escándalo de corrupción tras revelarse que fueron adquiridos por casi el triple de su valor. El encargado de Adquisiciones del Ministerio de Salud de Bolivia, Fernando Valenzuela, ha sido detenido en consecuencia.

«Gracias a denuncias en redes y medios iniciamos investigación sobre posible corrupción en compra de los respiradores españoles», asegura en un mensaje en Twitter la presidenta interina del país, Jeanine Áñez.

«Pido cárcel y ordeno todo el peso de la ley contra quienes se hubieran llevado un solo peso. Cada centavo de corrupción debe ser devuelto al Estado», complementó la mandataria de transición.

Varios medios de comunicación revelaron que el valor real de cada respirador básico, que fueron los que inicialmente se compraron, es de unos 10.000 dólares (9.137 euros) y que con algunos complementos su costo sería de unos 1.000 dólares adicionales (913 euros). «Este es un Gobierno de la transparencia, este es un Gobierno que no va a socapar (encubrir) absolutamente a nadie», dijo el ministro interino de la Presidencia, Yerko Núñez, durante un acto en el que justamente se entregaba parte de los equipos observados.

Apenas el ministro interino hizo ese anuncio, se difundió en redes sociales información sobre la detención de un funcionario del Ministerio de Salud supuestamente implicado en el caso. El detenido «se encargó de la adquisición directa» de esos equipos, según un comunicado del Ministerio de Gobierno (Interior) divulgado minutos después.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here