Los médicos de todo Estados Unidos obtuvieron una importante victoria el martes 19 de enero, cuando un tribunal federal anuló el mandato transgénero. Los demandantes en el caso son médicos religiosos, hospitales y clínicas que atienden a todos los pacientes, independientemente de su sexo o identidad de género.

No era la primera vez que un tribunal fallaba en contra del mandato.

En diciembre de 2016, un tribunal de Texas también anuló el mandato después de que ocho estados, una asociación de casi 18.000 médicos y un sistema hospitalario católico lo impugnaran.

Según el controvertido mandato emitido por el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) en 2016, los médicos deben realizar procedimientos de transición de género a cualquier niño remitido por un profesional de la salud mental, incluso si creen que el tratamiento o la terapia hormonal podría dañar al niño. El incumplimiento puede costarles el trabajo a los médicos.

El mandato tampoco permite que el médico remita al niño a otro médico, incluso a uno más cualificado, o que un hospital encuentre un médico dispuesto a realizar el procedimiento.

El mandato pretende ayudar a los niños con disforia de género, una supuesta angustia psicológica que resulta de la incongruencia entre el sexo «asignado» al nacer y la «identidad de género».

Pero los estudios sobre el tema muestran que hasta el 94% de los niños con disforia de género (entre el 77% y el 94% en un conjunto de estudios y entre el 73% y el 88% en otro) superarán su disforia de forma natural y vivirán una vida sana sin necesidad de cirugía o tratamientos hormonales de por vida.

La Asociación profesional mundial para la salud del transgénero (WPATH) afirma que, en la mayoría de los casos, la disforia de género desaparece antes o al principio de la pubertad.

El procedimiento de transición de género y la terapia hormonal suponen graves riesgos para la salud

Los estudios demuestran que los cambios físicos provocados por la terapia hormonal pueden causar una gran angustia a muchos niños que superan su disforia.

La terapia hormonal en pacientes de sexo femenino a masculino puede afectar a cambios como el engrosamiento de la voz, el agrandamiento del clítoris, el crecimiento del vello facial y corporal, el cese de la menstruación, la atrofia del tejido mamario y la disminución del porcentaje de grasa corporal a masa muscular.

Por otro lado, los efectos de la terapia hormonal en pacientes masculinos a femeninos incluyen el crecimiento de las mamas, la disminución de la función eréctil, la disminución del tamaño testicular y el aumento del porcentaje de grasa corporal respecto a la masa muscular.

Las intervenciones médicas para transexuales también conllevan riesgos médicos muy graves. El Instituto de Medicina de las Academias Nacionales señaló que las personas transgénero «pueden correr un mayor riesgo de padecer cáncer de mama, ovario, útero o próstata como resultado de la terapia hormonal».

Por su parte, el WPATH identificó los siguientes riesgos potenciales para la salud asociados a la terapia hormonal: enfermedades cardiovasculares, diabetes de tipo 2, cálculos biliares, enfermedad tromboembólica venosa e hipertensión.

El doble rasero del gobierno

El mandato transgénero exige a casi todas las compañías de seguros privadas y a muchos empleadores que cubran los procedimientos de transición de género o que se enfrenten a fuertes sanciones y acciones legales.

Pero los dos principales planes de seguros gestionados por el HHS -Medicare y Medicaid- quedaron exentos del mandato. La razón por la que se les eximió es que los expertos médicos del HHS consideraron que los procedimientos de transición de género pueden ser perjudiciales.

«Sobre la base de una revisión exhaustiva de la evidencia clínica disponible en este momento, no hay pruebas suficientes para determinar si la cirugía de reasignación de género mejora los resultados de salud para los beneficiarios de Medicare con disforia de género», escribieron los expertos médicos del HHS. «Hubo resultados de estudios contradictorios (inconsistentes), de los estudios mejor diseñados, algunos reportaron beneficios mientras que otros reportaron daños».

En otras palabras, el HHS emitió el mandato a pesar de las conclusiones de sus propios expertos médicos sobre los procedimientos de transición de género. El gobierno también exime a sus propios médicos militares del mandato.

Fuente: Tierra Pura

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here