El movimiento #metooincesto está causando estragos sociales, políticos y culturales, desenterrando historias siniestras para familias, alcaldías, clase política y élites culturales. Denuncian el comportamiento de Anne Hidalgo, alcaldesa de París, aceptando la presencia en su equipo de Christophe Girard, responsable de asuntos culturales, acusado de violación y complicidad en un escandaloso caso de pedofilia. Girard es una figura emblemática de la izquierda caviar parisina, antiguo amigo íntimo de Yves-Saint-Laurent y del escritor pedófilo Gabriel Matzneff, que ya se vio forzado a dimitir de sus cargos en la alcaldía de París, el mes de julio pasado. Su vuelta de «tapadillo» al equipo de Hidalgo ha desenterrado una suerte de «guerra de trincheras»: el grupo ecologista de la alcaldía, continúa denunciando unas historias que considera «siniestras», a la luz de las revelaciones del movimiento #metooincesto.

En el otro extremo de la escena política, François Asselineau, presidente de la Unión Popular Republicana (UPR, grupúsculo de extrema derecha, entre la familia Le Pen y la derecha tradicionalista),fue detenido por la policía judicial, el miércoles, acusado de violencias sexuales por una colaboradora.

Nueva acusación entre la vida cultural, artística y cinematográfica, un nuevo escándalo atroz. El actor Richard Berry es acusado de pedofilia agravada por su hija, muy mayor, Coline Berry-Rojtman, apoyada por su madre, la actriz Coline Berry, desenterrando historias íntimas y familiares de una crudeza extraordinaria. Berry es un actor famoso y muy popular, en Francia, con una vida sentimental muy prolija en aventuras con sucesivas señoras y señoritas, que su hija mayor ha comenzado a recordar con los matices de una película porno, contada por una mujer adulta que describe con mucha precisión el comportamiento de su propio padre con distintas mujeres y su propia hija, en el mismo lecho, en la misma bañera, entre otros escenarios lúbricos. «Le Monde», tradicionalmente muy sobrio con este tipo de historias, consagra varias páginas al escándalo.

Los escándalos del escritor pedófilo Gabriel Matzneff y el gran pontífice pedófilo de la izquierda caviar francesa, Olivier Duhamel, continúan desenterrando historias siniestras. Matzneff ha lanzado una suscripción pública para publicar «revelaciones». «Le Figaro», insensible a las historias de sexo duro, analiza el escándalo Duhamel desde la óptica de las ideas políticas. Jacques Julliard, ensayista de izquierda independiente, hace un balance devastador, afirmando que estamos asistiendo al fin de la izquierda caviar que dominó la escena política parisina durante varias décadas.

Ese rosario de escándalos dominan buena parte de las tertulias audiovisuales. Por las calles de París comienzan a ser muy frecuentes y significativas, quizá, las pintadas y carteles que repiten siempre esta información: «En Francia, un niño de cada diez es víctima del incesto». Información que suscita riadas de comentarios en las redes sociales.

Fuente: Ibenia

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here