«‘¿Cuándo me traes a la bruja? Que le hago la sesión gratis…’ Todos caímos», afirma la madre de una de las al menos 11 niñas abusadas por Pablo J.A., fotógrafo de moda infantil que realizaba sus sesiones fotográficas un local sin cartel que anunciara que era un estudio- en Usera, muy cerca de la Plaza Elíptica, que ha sido encarcelado por abusos, estaba en prisión preventiva por orden del juez y ahora está en libertad con cargos y a la espera de juicio por un recurso de su abogado que alegaba que no existía riesgo de fuga ni destrucción de pruebas.

El juicio está en fase de instrucción en el Juzgado número 39 de Madrid.

El pederasta se inventaba campañas de moda y pedía a las madres que llevaran a sus hijas. Se quedaban a solas, las tocaba y les hacía fotos desnudas y en posturas extrañas. «Todo su afán era que se pusieran bañadores y faldas muy cortitas».

«Quería que pareciera que iban desnudas. Las agazapaba y les decía ponte así. Debe llevar haciendo esto 10 ó 12 años».

Los hechos ilícitos de los que está acusado en la actualidad -no se descartan nuevas denuncias, pues puede haber numerosas víctimas más- se produjeron en los primeros meses del año, pero fue en abril, cuando después de las denuncias de varios padres a la Unidad de Familia y Mujer de la Policía Nacional (UFAM), procedieron a investigar este pederasta, Pablo J.A., un español de 51 años con antecedentes por estafa, que finalmente se entregó en abril.

Los padres temen que las fotos estén en redes de pederastas.

El arresto ha sido posible después de que el pasado mes de marzo el fotógrafo entrara en el vestidor cuando dos niñas estaban desnudas cambiándose de ropa. Les pidió que se sentarán en una silla cambiándose de ropa y abusó de una de ellas. Una de las niñas se lo contó a su madre que envió un mensaje a Pablo para preguntarle que había hecho. La madre acabó denunciándole en comisaría.

Según el periódico El Mundo, A partir de ese instante llegaron nuevas denuncias contra el mismo fotógrafo desde distintos municipios de Madrid como Leganés, San Lorenzo de El Escorial, Velilla de San Antonio, El Boalo, Getafe, Parla y Colmenar Viejo. La Unidad de Familia y Mujer de la Policía Nacional (UFAM) empezó a investigar el caso. La Policía Nacional acabó deteniendo a Pablo y el juez ordena su ingreso en prisión provisional.

El fotógrafo captaba a niñas como modelos y para ganarse su confianza las invitaba junto a sus padres al Parque de Atracciones. Antes de las sesiones de fotos les pedía a los padres que se marchasen para que trabajase a gusto.

Siempre entraba en los cambiadores cuando las niñas estaban desnudándose y les preguntaba si habían tenido sexo o si se habían masturbado alguna vez.

Los agentes han averiguado que se quedaba con parte del material fotográfico y que a veces también colocaba una cámara oculta en los vestuarios.

También se inventaba campañas para fotografiar a las niñas en bañador o en bikini y captaba a las menores por las redes sociales.

Fuente: Zona Retiro

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here