Tras la confirmación de condena el pasado martes 23 de marzo que pena a Luis Eduardo Ramírez, exmarido de la vicepresidenta Mónica Oltra, a cinco años de cárcel por un delito de abusos sexuales a una menor y la controversia que planeaba sobre la consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas ante la falta de diligencia por parte de su departamento en este asunto, el periódico Las Provincias ha revelado el desgarrador testimonio de Teresa, la joven que sufrió los abusos de su cuidador en el centro de menores y cuyas vivencias pasaron desapercibidas en un primer momento.

«Lo pasé muy mal. Cuando contaba lo que me hacía nadie me creíaMe escapaba del centro porque no quería verlo«, relata la joven, de ahora 18 años, al recordar lo sucedido cuando tan solo tenía trece años de edad. Según explica, ella confía en su cuidador, sin embargo, las intenciones de Luis Eduardo Ramírez eran otras muy diferentes; fue ahí cuando comenzaron los episodios de abusos sexuales.

«Se aprovechó de mí. Yo le contaba todo porque era muy buena persona conmigo, pero me decepcionó» explica Teresa. Sin embargo, su decepción y su reproche no se dirigen solo a su agresor, sino también a los que le dieron la espalda cuando debían protegerla. Entre esas personas se encuentra la directora del centro de menores Niño Jesús de Valencia, quien supuestamente respondió a la denuncia de la niña desoyendo su testimonio y afirmando que «no creía que Luis fuera capaz de hacer lo que decía».

Tras los episodios se sucedieron varios intentos de escapatoria de Teresa; la niña que no sabía cómo afrontar esa angustiosa situación y quería huir. Fue en una de esas escapadas, cuando la Policía la identificó, y gracias al testimonio de revelador de una amiga que la acompañaba, cuando comenzaría el proceso de salir de ese ‘infierno’. «No quiere volver porque un educador le mete mano», fueron las palabras de su amiga que desencadenaron todo, según cuenta ella.

Desamparada

Sin embargo, el proceso no ha sido nada fácil para la joven. Según relata, en el juicio se sentía como la acusada y no como la víctima ante las preguntas del abogado de Ramírez y la trasladaron a la sala con las manos bajo grilletes. Teresa recuerda esta situación como «humillante» y responsabiliza a los encargados de su tutela; «Me trataron como si yo fuera una delincuente peligrosa. ¿Cómo me iba a escapar si yo quería ir al juicio?«.

«Mucha tutela, mucha tutela, mucho derecho del menor…, pero cuando necesitaba apoyo de verdad no lo tuve. La sentencia no sé si es justa porque yo no sé de leyes, pero a mí me hicieron mucho daño. Primero él y luego los que decían que yo mentía» reprocha Teresa, ahora a punto de dar a luz y con serias dificultades para salir adelante. La joven solicita una ayuda social para criar al bebé que va a nacer y así evitar que «acabe en un centro de menores».   

Tras un largo camino, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana le ha dado la razón y ha reconocido la falta de diligencia por parte de los responsables públicos y del departamento de Mónica Oltra. La Audiencia de Valencia dejó constancia de cómo la relación del procesado con «un alto cargo de la Generalitat» (en referencia a Mónica Oltra) dificultó el procedimiento.

Fuente: Es Diario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here