El Consejo Superior de Deportes (CSD) ha dado la razón a la gimnasta Claudia Jaimez y ha asegurado que existen «indicios ciertos de comisión de abuso y acoso» por parte de la que fue su entrenadora, Ruth Fernández, así como del equipo técnico.

Los hechos, ocurridos durante su la etapa deportiva en el Centro de Alto Rendimiento de León (CEARD), también han salpicado a la Federación Española de Gimnasia, sobre la cual el máximo órgano deportivo de España ha asegurado que existió «omisión y ausencia de reacción frente a los mismos».

Por esos motivos, y en un comunicado oficial, el CSD recuerda a la federación su «responsabilidad derivada de sus competencias, en relación con la seguridad de los deportistas, y la firmeza necesaria de reacción ante conductas que puedan mermar el correcto desarrollo físico, psicológico y deportivo de los menores de edad».

«Firme y tajante» en las sanciones

«El compromiso del Consejo Superior de Deportes es firme frente a cualquier tipo de acoso, abuso y violencia sexual en el deporte, en aras a garantizar entornos seguros y un correcto desarrollo físico, social, psicológico y deportivo de los deportistas», afirman desde el CSD en un comunicado.

Por todo ello el Consejo Superior de Deportes pide que se apliquen las correspondientes sanciones para Ruth y su cuerpo técnico, compuesto por Nuria Castaño, Eva Pelayo y Beatriz Pinto. «En consonancia, se acuerda instar la aplicación del Reglamento de Régimen Interno al Centro de Alto Rendimiento de León», se remarca.

De esta forma, se concluyen las investigaciones comenzadas hace ocho meses tras la denuncia de la madre de la atleta, Alicia Morales, dando la razón a la gimnasta y su familia, que han hecho publica en sus redes sociales la resolución.

«Bollicao, mazapán»

Fue el pasado mes de enero cuando la gimnasta Claudia Jaimez, exintegrante del equipo nacional de gimnasia rítmica, denunciaba a nivel nacional el trato denigrante que presuntamente había recibido ella, de 15 años, y su compañera Carla Vilasánchez (16 años) por parte de entrenadoras en el CAR de León.

Según Claudia, en los entrenamientos «recibíamos insultos como bollicao, mazapán… Y más allá de posibles problemas con el peso también nos llamaban inútiles, nos decían que no valíamos para nada, te van a echar del equipo nacional, eres peor que las niñas pequeñas…».

La gimnasta aseguraba entonces que Alejandra Quereda, seleccionadora nacional, estaba al tanto de lo que ocurría. «Pero no salió nunca en nuestra defensa», explica. «Una persona del staff técnico llamó a mi madre y le dijo que yo estaba fuera del equipo. Ella llegó a casa, me lo dijo, y me comentó que iba a intentar llamarme Alejandra. Lo hizo y me comentó que no había más becas y que no había cumplido los objetivos, objetivos que a día de hoy aún no sé cuáles son».

«Nos decían que no valíamos para nada, que nos iban a echar del equipo nacional, eres peor que las niñas pequeñas…», aseguraba. Sobre sus compañeras, Claudia declaraba entonces en Radio Marca que «igual hay algunas que tienen esta situación normalizada porque te acostumbras a los insultos y entiendes que es algo normal, incluso necesario para llegar a lo más algo. Es deporte de élite y hay exigencias, no vas a jugar y nos tienen que exigir, eso lo sabemos. Pero una cosa es eso y otra cosa son los insultos y la falta de respeto. Y otras igual no lo cuentan porque creen que es su único medio para llegar a lo más alto porque de esas personas depende que puedan llegar a lo más alto».

Fuente: El Correo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here