• 25 mayo, 2022 1:11 am

El caso de Madeleine McCann vuelve a su punto inicial tras las últimas investigaciones

El único sospechoso del caso Madeleine McCann es, desde junio de 2020, por señalamiento del fiscal encargado del caso Hans Christian Wolters, Christian Brueckner, ciudadano alemán de 44 años con antecedentes de pedofilia. El fiscal indicó el pasado mes de octubre que contaba con pruebas suficientes para llevar a Brueckner a juicio. Además, alegó que todo el tiempo trascurrido y la tardanza en las diligencias eran, precisamente, para encontrar pruebas que respaldaran la acusación.

En la actualidad, Brueckner se encuentra cumpliendo una condena de seis años por abuso sexual a una joven de 27 años, a la espera de otro juicio por la violación de una menor de edad en el país luso. Sin embargo, fuentes de los responsables de la investigación en este país siempre han asegurado que Christian no es el responsable de la desaparición de Madeleine McCann. Estas son las razones que vuelven a suponer un giro en el caso 15 años después:

El principal sospechoso del caso McCann tendría coartada

El responsable a cargo de la investigación del caso de Madeleine en Portugal, Gonçalo Amaral, siempre se ha mostrado partidario de la inocencia de Brueckner en el secuestro y presunto asesinato de Madeleine. Tras 15 años, el investigador sigue poniendo el foco de la culpabilidad en los padres de la menor, Kate y Gerry McCann. Tanto el equipo de investigación portugués como el británico han puesto en entredicho las investigaciones del fiscal al cargo del caso.

Por su parte, el fiscal alemán siempre ha reconocido no conocer que ocurrió con la joven británica y no contar con pruebas contundentes contra Brueckner, pero siempre ha asegurado que es el responsable tanto de la desaparición como del posterior asesinato. El caso a día de hoy sigue abierto y la única certeza con la que se cuenta es una llamada telefónica realizada por el acusado cerca de los apartamentos donde se alojaba la familia; y una supuesta confesión hecha por el sospechoso a una ex novia: «Sé lo de Maddie, estaba cerca del hotel en ese momento. Yo vivía cerca. No voy a decir nada más. No soy un tipo estúpido, soy un hombre de negocios”.

Aparición de nuevos elementos en el caso

No obstante, un nuevo elemento ha entrado recientemente en escena: se trata de un ex detective británico, Mark Williams-Thomas, cuya aparición puede dar otro giro de tuerca radical al caso. Tanto él como un equipo de detectives han centrado sus esfuerzos en reunir pruebas y pistas sólidas para la emisión de un documental, Madeleine McCann: Investigating the Prime Suspect, para Channel 5. En medio de esta investigación han llegado a la conclusión de que el pedófilo alemán no es el autor del crimen, de hecho el mismo día de la desaparición se encontraría a casi 30 minutos de los apartamentos de Praia da Luz.

Al mismo tiempo, el grupo de investigadores afirma que el sospechoso no realizó ninguna supuesta llamada telefónica, tal y como recoge el diario The Sun: «han concluido que B (Brueckner) no pudo haber secuestrado a Madeleine. Estaba a 30 minutos y no habló por teléfono en Praia da Luz la noche que ella desapareció». También se habrían encontrado varios testigos que podrían suponer una coartada para Brueckner. Por el momento, esta información se encuentra a la espera de que los medios oficiales del caso arrojen algún tipo de veracidad a estas investigaciones, pero de ser cierto todo el caso volvería al punto inicial 15 años más tarde.

Fuente: Diario de Sevilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.