El presidente de los Estados Unidos habló desde la Casa Blanca sobre las protestas que continúan en distintos estados luego de la muerte de George Floyd cuando fue arrestado por la policía de Mineápolis.

«Lo que pasó en nuestra capital anoche fue una desgracia.

Activamos el toque de queda a partir de las 7:00 p.m. y quien viole la ley será detenido y se enfrentará a cargos criminales».

 

 

Las manifestaciones por el crimen del ciudadano afroamericano George Floyd se han extendido por más de 75 ciudades de todo Estados Unidos y han llevado a decenas de ciudades a decretar estados de emergencia e imponer toques de queda, una medida extrema a la que se ha sumado en las últimas horas la ciudad de Nueva York.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, anunció un toque de queda en Nueva York desde las 23:00 p.m. hasta las 05:00 a.m. hora local, a raíz de las protestas que sacuden a la ciudad tras la muerte de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis.

De Blasio dijo en su cuenta Twitter que la decisión fue adoptada tras una conversación con el gobernador Andrew Cuomo. «Apoyamos las protestas pacíficas», pero a raíz de la violencia y saqueos de los últimos días, «por la seguridad de todos, hemos decidido implementar un toque de queda en la ciudad de Nueva York esta noche», escribió.

En medio de este panorama, el presidente de EE.UU., Donald Trump, exigió a los gobernadores del país una respuesta más agresiva contra los manifestantes, con cargas policiales, arrestos y duras sentencias de cárcel, para «poner fin» a las protestas y disturbios por la violencia policial contra los negros.

«Este es un movimiento. Si no le ponen fin, va a empeorar más y más. El único momento en el que triunfa es cuando ustedes son débiles, y la mayoría de ustedes son débiles», dijo Trump durante una llamada telefónica con los gobernadores de los distintos estados del país.

«Tienen que arrestar a la gente, tienen que juzgar a la gente, tienen que meterles en la cárcel durante diez años y nunca verán este tipo de cosas de nuevo», subrayó Trump, según una grabación de la conversación privada obtenida por la cadena CBS News y confirmada por otros medios.

En la llamada también participó el fiscal general de Estados Unidos, William Barr, quien precisó que el Gobierno de Trump quiere presentar «cargos federales contra cualquiera que viole una ley federal en conexión con estos disturbios», pero para eso necesita que los gobernadores dispersen las multitudes y «controlen las calles».

Mientras, el jefe del Pentágono, Mark Esper, insertó un lenguaje bélico en la conversación, al afirmar: «Cuanto antes dominen el espacio de batalla, antes se disipará esto».

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here