La Audiencia de Barcelona ha condenado a prisión permanente revisable a Juan Francisco López, acusado por asesinar y violar en 2018 a la pequeña Laia, de tan solo 13 años. El magistrado presidente del juicio celebrado con jurado popular le ha impuesto la mayor pena por un delito de asesinato, a 7 años de prisión por el delito de agresión sexual y a una indemnización para los familiares de la víctima de 445.000 euros así como la prohibición de comunicarse y aproximarse a cualquiera de ellos. Una pena que, tanto el fiscal como las acusaciones pedían.

PUBLICIDAD

La resolución del magistrado establece que la muerte de Laia, tal y como consideró el jurado popular en su veredictose produjo con alevosía y ensañamiento. En la sentencia se reproducen todos los indicios probados, tales como que la Laia «fue encontrada en el interior del domicilio del acusado y este admitió expresamente haberle causado la muerte» y que la menor «nunca se habría introducido en el domicilio del acusado por su propia voluntad y, mucho menos, lo habría hecho sin el permiso de su morador».

Condenado por un delito de asesinato y un delito de agresión sexual

El juez considera que Juan Francisco López asesinó a Laia con alevosía y ensañamiento, ya que «la víctima presentaba lesiones causadas con un cuchillo y murió por asfixia, lo que descarta cualquier posibilidad
de que la muerte fuera causada por alguna forma de imprudencia o negligencia». Además, según recoge el magistrado en la sentencia, «tenía colocada una correa de perro al cuello, de lo que dedujo que el agresor actuó con crueldad, ocasionando a la menor contusiones, erosiones y heridas de arma blanca».

En cuanto al delito por agresión sexual, el juez ratifica todos los indicios que tuvo en cuenta el Jurado para considerar que el acusado también violó a Laia. «La víctima -cuando fue encontrada en una de las habitaciones de la vivienda del acusado- no llevaba los pantalones puestos; tenía lesiones en la zona genital; llevaba puesta en el cuello una correa de perro, lo que sin duda remite a una idea bastante obvia de dominación sexual«, incluyen en el veredicto.

Con este veredicto se da por terminado el juicio de uno de los crímenes más crueles y escabrosos que se han cometido en Cataluña en los últimos años. El juicio con jurado popular empezó el pasado 9 de abril en la Audiencia de Barcelona y el veredicto se emitió el pasado 23 de abril. Durante el juicio la defensa argumentó que Francisco López Ortiz tenía una fuerte dependencia al alcohol y las drogas, concretamente la cocaína, y que el día de los hechos «tenía la mente alterada el consumo de drogas y alcohol, y no era consciente de lo que tenía delante». Sin embargo, el Jurado probó que el acusado no se encontraba bajo los efectos de alcohol o drogas y que era plenamente consciente de lo que estaba haciendo.

Un crimen desgarrador

Los hechos ocurrieron en Vilanova i la Geltrú en el año 2018, cuando, según el fiscal, el acusado, que se encontraba a solas en su domicilio, se percató de que la víctima, menor de edad, bajaba sola las escaleras desde el piso de sus abuelos, en el mismo edificio. Aprovechando la situación, el procesado la introdujo en su domicilio y le tapó fuertemente la boca con una mano, con la finalidad de acallar sus gritos de auxilio, al tiempo que le pasó una correa de paseo canina por el cuello.

En el interior del piso Francisco López Ortiz clavó un cuchillo de cocina en varias partes del cuerpo de Laia, provocándole múltiples heridas, al tiempo que incrementaba la presión de la correa sobre el cuello. Además, la agredió sexualmente, mientras aumentaba la presión sobre el cuello y la garganta de la menor con la correa y la mano, hasta que finalmente la mató.

Fuente: Nius Diario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here