La intención del Govern Balear de exigir vacunación para participar en las competiciones deportivas y entrenamientos a partir de los 12 años, o en su defecto un test negativo ha provocado ya algunas reacciones en contra tanto de padres como de algunos clubes. El ejecutivo cuenta con el apoyo además de las federaciones deportivas que se han prestado a aplicar una norma que aún no ha sido publicada.

Aunque exigir la vacunación no es posible por ley, dar como alternativa un test negativo para poder competir es una obligación de vacunación de facto, ya que muchos clubes no pueden permitirse, y tampoco muchas familias, un test semanal para que sus hijos puedan competir. Tampoco las federaciones deportivas asumirían ese coste. Los test semanales son algo que sólo pueden permitirse los clubes profesionales.

La consejera de asuntos sociales Fina Santiago afirmaba hace una semana que «a partir de Septiembre para entrenamientos y competiciones deportivas federadas o no federadas, y gimnasios, se pedirá que se pongan la vacuna. Como no es obligatorio, se ofrece la alternativa de la PCR u otra prueba diagnóstica».

El anuncio de Santiago cogió a mucha gente de vacaciones o en sus ocupaciones en plena temporada turística, pero poco a poco fue llegando el mensaje corriendo de boca en boca tras escuchar a la consellera en Deportes Cope Baleares. Dicho anuncio ha provocado la reacción de algunos clubes que se han dirigido al Govern Balear recordando que no es legal la obligación de vacunación y pidiendo al Gobierno autonómico que se mantenga como opcional la vacunación en el caso de los menores, según ha podido saber Deportes Cope Baleares. Diferentes padres de jugadores del Playas de Calviá han escrito un burofax al club, informa Última Hora, después de que el Platges de Calvià recomendara a los padres la vacunación, en el que recuerdan al club que es ilegal obligar a la vacunación y que presentarán cuantas acciones legales sean necesarias.

La intención del Govern de promover la vacunación entre los jóvenes y todos aquellos que participen en competiciones deportivas cuenta con la colaboración de las Federaciones territoriales de Baleares, como pudo verse el pasado 5 de Agosto en la reunión y posado de la presidenta Francina Armengol, la consellera Santiago, el director general de deportes Carles Gonyalons, con los presidentes de las Federaciones deportivas. De hecho algunos presidentes creen que la vacunación es «una gran medida para evitar contagios y que se tengan que parar las competiciones», ignorando que el virus se transmite entre vacunados también, por lo que dicha medida no es garantía de poder desarrollar las competiciones sin pausa.

El gobierno balear exige el pase sanitario para acceder a eventos deportivos. Baleares exige ahora mismo acreditar vacunación, o test negativo o haber pasado la enfermedad, para acudir a un partido de fútbol, como fue el caso el Mallorca-Betis o el partido del próximo domingo UD Ibiza-Málaga CF. Es posible que esta exigencia sea revocada por el Tribunal Superior de Justicia de Baleares. De hecho los tribunales de Justicia están tumbando la exigencia del pase sanitario en varias comunidades que lo exigían para entrar a un bar o un hotel por ejemplo.

En esa línea la presidenta Francina Armengol afirmaba ayer que «es una falta de respeto no estar vacunado» y una «irresponsabilidad» en el caso de determinados trabajos. Las palabras de Armengol son polémicas porque la ciencia viene avisando de que los vacunados contagian también. Sobre la inmunidad masiva que pretende el Govern con esta campaña intensa de vacunación hay discusión científica, como recordaba hace unos días el jefe de vacunas de la Universidad de Oxford, Sir Andrew Pollard, «no es una posiblidad la inmunidad de grupo porque la Delta se contagia entre vacunados».

Fuente: Cope

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here