El presidente de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA), Hamane Niang, maliense de 69 años, político de carrera vinculado al baloncesto desde los años 90, anunció este lunes que abandona su cargo tras destaparse un escándalo de abusos sexuales en una investigación abierta sobre unos hechos acaecidos durante su etapa al frente de la Federación de Mali, entre 1999 y 2007.

Las denuncias acusan a Niang de ser conocedor y cómplice de un “acoso sexual sistémico” con jugadoras menores de edad en el ámbito federativo a lo largo de esos años. La FIBA ya ha puesto en marcha las pesquisas para determinar las responsabilidades de Niang y el resto de implicados y colaborar en la resolución del caso.

En las informaciones reveladas por el New York Times y la organización Human Rights Watch se expone que Niang “sabía o debería haber sabido” de los abusos sexuales en su federación, particularmente durante su tiempo al frente de esta.

Alguna de las denuncias detalla episodios de abusos a jugadoras adolescentes, en fiestas privadas del organismo africano, en los que Niang estaba presente e incluso se mostró cómplice. Todas las acusaciones señalan que Niang consintió o pasó por alto estas prácticas, que eran conocidas y generalizadas entre los miembros de la federación en aquellos años. El hasta hoy presidente de la FIBA, que niega las acusaciones, ha tomado la decisión de apartarse de su cargo mientras se lleva a cabo la investigación, para la que ha ofrecido su plena colaboración.

Según marca el protocolo de la FIBA, el actual primer vicepresidente, el jeque Saud Ali Al-Thani, sustituirá a Niang hasta que concluya la investigación abierta. Mientras tanto, la Federación Internacional recalca el derecho de Niang a la presunción de inocencia en un comunicado en el que ha detallado el proceso. “La FIBA ha recibido desde el 10 de junio varias denuncias sobre un acoso sexual sistémico dentro de la Federación de Baloncesto de Mali. Al recibir dicha información, la FIBA abrió una investigación sobre el asunto.

Se espera que el informe se entregue poco después de los Juegos Olímpicos”, reza la nota oficial, en la que se solicita “plena colaboración” a la federación maliense.

Al tiempo, el secretario general de FIBA, el griego Andreas Zagklis, anunció también la suspensión, de forma preventiva y de toda actividad en sus puestos, de los entrenadores Amadou Bamba y Oumar Sissoko, así como del oficial Hario Maiga, todos vinculados a las denuncias. “La FIBA tiene tolerancia cero con todas las formas de acoso y abuso y extiende su más sincera compasión por las víctimas de tal conducta”, concluye el comunicado de FIBA.

En agosto de 2019, días antes del comienzo del Mundial de China, la FIBA nombró presidente a Niang hasta el año 2023, después de que los 156 representantes de las federaciones nacionales presentes en el XXI Congreso de la organización lo escogieran para suceder al argentino Horacio Muratore, dentro de la reestructuración del buró central de la FIBA.

El nuevo presidente llegó avalado por su experiencia como presidente de la Federación de Mali de Baloncesto y Ministro de Deportes del país africano. “Tenemos que continuar jugando un papel de liderazgo en el desarrollo de nuestro deporte. Juntos podemos convertirnos en la comunidad deportiva más popular en el mundo”, dijo el dirigente en su discurso de presentación.

Fuente: El Atleta

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here