También ha sido sentenciado por dos delitos continuados de corrupción a sendas penas de dos años y seis meses, y por un delito de pornografía a un año y tres meses.

 

La Audiencia Provincial de Lérida ha condenado a 14 años y 3 meses de cárcel a José Antonio Ortiz Cambray, exlíder de VOX en Lérida.

Por un delito continuado de abuso sexual a persona con discapacidad lo ha sentenciado a ocho años de prisión y le ha impuesto la prohibición de aproximación a menos de 150 metros de la víctima -identificada en la sentencia como V1-, de su domicilio y cualquier otro en que se encuentre, así como la prohibición de comunicación con él por cualquier medio, todo ello durante nueve años.

Por dos delitos continuados de corrupción de persona con discapacidad ha sido condenado a sendas penas de dos años y seis meses de cárcel y la prohibición de aproximación y comunicación con V1 y con otra víctima -identificada como V2- durante tres años y seis meses.

También ha sido sentenciado por un delito de pornografía con utilización de persona discapacitada a un año y tres meses de prisión y se le prohíbe de aproximación a menos de 150 metros a V2, de su domicilio y cualquier otro en que se encuentre, así como prohibición de comunicación con él por cualquier medio, todo ello durante el plazo de dos años y tres meses.

Asimismo, el tribunal ha impuesto a Ortiz ocho años de libertad vigilada. 

En vía de responsabilidad civil tendrá que indemnizar a una de las víctimas, V1, con 15.000 euros y a la otra, V2, con 5.000.

La sentencia, número 287/20, está fechada a 23 de diciembre y se ha conocido hoy.

La firman los magistrados de la Sección Primera de la Audiencia Mercè Juan Agustín (presidenta), Víctor Manuel García Navascués (ponente) y María Angeles Andrés Llovera.

Esta resolución no es firme. Contra la misma cabe recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJCat).

La acusación particular la ha ejercido la Fundación Alosa, representada por el letrado Eduard Ribes Terrado.

Este sujeto fue detenido en marzo de 2019 en el concesionario de vehículos de Lérida en el que trabajaba, después de que la Fundación Alosa de Lérida, que tutela a las dos víctimas, descubriera los mensajes por WhatsApp de él y uno de los discapacitados y lo denunciara en la comisaría de los ‘Mossos d’Esquadra’.

Estuvo en prisión preventiva hasta el pasado mes de octubre, cuando salió de la cárcel tras pagar una fianza de 6.000 euros.

La formación lo suspendió de militancia en cuanto tuvo conocimiento de la denuncia y lo expulsó.

En el juicio, celebrado el 25 de noviembre, Ortiz negó haber tenido contacto físico con estos hombres.

«Lo juro por Dios y la memoria de mis padres, no mantuve esos encuentros», aseguró.

Fuente: Confilegal

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here